miércoles, 27 de julio de 2016

Prisioneros en desobediencia civil, se cosen la boca, peligran sus vidas Paz encarcelada y basureros humanos

Eliécer Jiménez Julio                                                                                                                                 Rebelion                                                                                                                                                  


"Se dice que no se conoce a un país hasta que no se está en sus cárceles"
 Nelson Mandela 


Mientras el gobierno colombiano en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, habla de paz y se prepara para confrontar la protesta social que se vislumbra aumentará en este país suramericano después del post-acuerdo con la insurgencia de las FARC-EP y da su aprobación para abrir las puertas a las multinacionales para que sigan saqueando las riquezas nacionales sin conflicto armado, está dejando morir a más de 121 mil reclusos, de los cuales 8 mil son mujeres, unos 4 mil son prisioneros políticos y otros 110 mil son presos sociales, confirmándose que del total de estos prisioneros unos 40 mil son solo sindicados.

Así lo establece en parte un estudio dado a conocer por la propia Defensoría del Pueblo de Colombia publicado el 18 de julio del presente año y que coincidió con el inicio ese mismo día de una jornada de desobediencia civil que llevan a cabo decenas de prisioneros políticos y sociales en diferentes cárceles colombianas las cuales se mantiene hasta el momento, cuando ya los prisioneros se han cocido la boca y todo esto pasa sin que los grandes medios de comunicación y el propio gobierno colombiano se ocupen de lo que ocurre en estos “basureros humanos” donde hay depositados más de 121.249 personas de las cuales el 20 % están enfermos, ya que en el registro medico de pacientes oficialmente figuran unos 10 mil prisioneros, mientras los que esperan atención medica sobrepasa los 14 mil. Confirmándose además que al 52 % de las cárceles colombianas no les suministran medicamentos a los prisioneros enfermos. (1)

José Albeiro Manjarres Cupitre, Pedro Rosas Pérez, Jesús Miguel Velandia León, John Jairo Moreno Hernández, Miguel Ángel Lozano Álvarez, Francisco Luis Correa Gallego, son algunos pocos nombres de una extensa lista de prisioneros políticos que el Estado colombiano dejó morir en las mazmorras ya que no recibieron atención médica y medicinas a tiempo, sin mencionar las decenas de prisioneros sociales fallecidos en estos “basureros humanos” personas, seres humanos que no tienen dolientes y son invisibilizados y en estos momentos existen unos 150 prisioneros políticos y otros miles de presos sociales, también cuyas vidas penden de un hilo o por no decir mejor de una adecuada atención médica para no correr la misma suerte que sus compañeros de reclusión “ lo que se podría calificar como asesinatos premeditados de parte de los funcionarios del Estado” .

La denominada población reclusa en Colombia suma unos 160 mil, distribuidas 121 mil en establecimientos de reclusión penitenciaria, 36 mil con reclusión domiciliaria, 4 mil bajo control de vigilancia electrónica cuyos aparatos funcionan en un 50%, todos estos a cargo del INPEC, hay más de 2.300 detenidos en establecimientos municipales, mientras otros 1.400 están en establecimientos de la Fuerza Pública.

Hay que contar los 17 mil prisioneros colombianos en el exterior en su mayoría recluidos en cárceles de los Estados Unidos, Brasil, España, México, Panamá, Perú, y Venezuela. Indicándose que en USA están 3 prisioneros políticos, Simón Trinidad, Sonia e Iván Vargas pertenecientes a las FARC-EP y que se espera puedan regresar al país una vez se firme el acuerdo de paz definitivo con esta organización insurgente, especialmente Trinidad quien todo el tiempo ha estado incluido como negociador en la mesa y quien se espera esté en la firma del acuerdo final.

A pesar de la entrada en vigencia el pasado 5 de mayo de una emergencia nacional carcelaria y donde este organismo adscrito al Ministerio Público había señalado que “al término del primer trimestre de 2016, el 90 por ciento de las prisiones carecía de todo tipo de asistencia en salud para la población privada de la libertad” al día de hoy los avances para mejorar la situación de estos “morideros humanos” son pocos ya que los niveles de hacinamiento se mantienen en un 55% con una población de 121.249 internos frente a una capacidad instalada para 78.055, lo que representa un sobrecupo de 43.194 personas repartidos en 138 penales en todo el país.

Las cárceles que tienen más superpoblación son las de Riohacha, en La Guajira con un 500% de hacinamiento, Santa Marta con 350% y Valledupar con 300% todas estas ubicadas en la Costa Atlántica colombiana donde las condiciones de reclusión son infrahumanas ya que sumadas a las altas temperaturas de la región, están el nulo suministro de agua a los reclusos que se limita a una hora por día, poca atención médica y la pésima alimentación.

Pero la tendencia de esta caótica situación es a agravarse ya que en los centros de detención transitoria como las URI y estaciones de Policía, como es el caso de la Estación permanente de Policía de Valledupar, capital del Dpto. del Cesár al norte del país, donde hay cupo para 20 personas permanecen 193, con un hacinamiento del 870 por ciento. “Sólo hay un sanitario y dos duchas todos fuera de servicio. Un orinal comunal con problemas de obstrucción, razón por la cual la población privada de la libertad se ve obligada a hacer sus necesidades en botellas y bolsas plásticas que luego son acumuladas con desperdicios de comida y toda serie de residuos, los cuales constituyen una amenaza evidente a las condiciones de salubridad en ese lugar”.(1)

En estos infiernos en que están convertidas las mazmorras colombianas, solo existe un médico por cada 500 prisioneros los cuales no laboran por las noches ni los fines de semana. Un ejemplo claro es que en “la cárcel Modelo en Bogotá sobreviven unos 5 mil internos y hay un solo médico de turno que lo único que soluciona es un dolor de cabeza” tal como lo denuncia el colectivo de prisioneros políticos “Francisco Correa”.

La peor parte del problema la llevan los más de 2.100 enfermos mentales ya que no hay suficientes psiquiatras ni psicólogos, prisioneros estos expuestos a la violencia, por su situación mental y donde más de 150 de estos reclusos enfermos son mujeres. Esto sin contar que más del 70 % de las empresas prestadoras del servicio no entregan las medicinas y existen casos como la cárcel de Sincelejo donde algunos de los 640 reclusos con VIH en todo el país, se están muriendo, ya que desde hace más de 8 meses no reciben tratamientos e igual pasa con otros 104 que padecen cáncer, entre ellos muchos de carácter terminal.

La resocialización no existe ya que “hay 544 espacios comunes para 117.018 presos en 138 prisiones. La empresa privada tiene 61 maquilas en los penales, que le dan trabajo a 1.441 prisioneros. Solo 12 de cada mil reclusos en Colombia tienen la posibilidad de emplearse en estos lugares y donde los niños tampoco se salvan de esta infrahumana situación ya que más 100 de ellos viven con sus madres en las mazmorras colombianas (2)
Mientras el panorama en las cárceles colombianas es desolador, al interior de las mismas, la lucha de los prisioneros políticos los cuales suman unos cuatro mil, más los sociales agrupados todos en el Movimiento Nacional Carcelario continua y aumenta cada día con jornadas de desobediencia civil pacíficas, especialmente en la cárcel Picota, Bogotá; donde entre otros se cosieron la boca Efraín Ortiz, Sergio Carevilla, José Cartagena entre otros para protestar por la falta de atención médica. A la protesta se sumarian en las próximas horas otros reclusos que están dispuestos seguir coserse la boca.

Afuera los familiares de los reclusos y algunas organizaciones defensoras de DDHH alertaron a los organismos defensores de DDHH ya que varios de los reclusos que permanecen con la boca cosida están ya están enfermos y sus situaciones de salud podrían agravarse. Los reclusos intentan llamar la atención del gobierno nacional y la comunidad internacional a fin de buscar soluciones de fondo ya que como lo han denominado los mismos colectivos de prisioneros políticos “son torturas, penas de muerte disfrazada de sanción penal” y donde se “exige de parte del Estado colombiano un mecanismo de atención administrativa y practica en salud para la población carcelaria donde definitivamente el Estado excluyó la vida como derecho supremo de la naturaleza y se regresó a la pasada etapa de la esclavitud ya que la única respuesta es el silencio, la corrupción y la impunidad institucional en las direcciones y personal administrativo y de guardias a cargo de las cárceles” .

Incluso de esta situación no se salvan ni los guerrilleros indultados por el propio gobierno nacional con motivo de los diálogos de paz que se llevan a cabo en La Habana, Cuba con las FARC-EP, tampoco la población carcelaria de la tercera edad que a pesar de haber obtenido los derechos de atenciones médicas ante jueces interponiendo tutelas, no han sido atendidas.

La violación de los DDHH en las cárceles colombianas también se sigue dando con maltratos físicos a través de la tortura al interior de los penales especialmente en los centros femeninos donde a pesar de sus condiciones de vulnerabilidad, e invisibilidad, siguen resistiendo y denunciando las violaciones sus derechos a pesar de las represalias de parte de la guardia, que van desde los golpes hasta la negación de visitas de sus familiares.(3).

La diversidad sexual en las cárceles colombianas con la comunidad LGTB también es discriminada y agredida, este 22 de julio se conoció la agresión física violenta del dragoneante Castillo de la cárcel Picota contra Yurani Muñoz ,mujer transexual , prisionera política y representante de DDHH de la comunidad LGTB quien entabló denuncia penal contra el citado miembro de la guardia carcelaria. En Colombia unos mil reclusos pertenecen a esta comunidad los cuales no escapan de las actitudes homofóbicas de sus compañeros de reclusión. (4)

A pesar que en algunas cárceles del país se comenzaron con grandes tropiezos a desarrollar y socializar todo el tema de víctimas con motivo de los diálogos de paz en búsqueda de una amnistía para los prisioneros políticos y de guerra la guardia de estos centros penitenciarios como la de Villavicencio, se obstinan en decomisar la entrada de documentaciones, cartillas pedagógicas de los acuerdos firmados entre la insurgencia de las FARC-EP y el gobierno y que son oficiales y públicos, así como la prensa alternativa y el periódico Voz del Partido Comunista Colombiano.

Los colectivos de prisioneros políticos desde las diferentes cárceles en Colombia “se preguntan si desde las distintas instituciones del Estado se habla de paz, que se avizora un porvenir prometedor para nuestra patria, entonces ¿Por qué se comenten dichas arbitrariedades? Si hablamos de paz debe haber hechos de paz por lo cual el INPEC debe terminar con esta estigmatización y persecución a los Presos políticos”.
Entre las pocas voces que se han pronunciado sobre el tema, llama la atención la del Representante del Polo Democrático Alternativo a la Cámara por el Dpto. de Antioquia Víctor Javier Correa Vélez, « Tenemos al 0.2% del país tras las rejas y, curiosamente, el crimen no ha cedido. Debemos pensar en otras soluciones, despenalizar conductas, hacer más rigurosa la imposición de la medida de aseguramiento, robustecer el sistema judicial, reforzar el sistema de defensores públicos abrumados por un numero inhumano de casos que deben atender, darle materialidad al preámbulo de la constitución y poner el acento en lo social del Estado social de derecho. No podemos ser cómplices como sociedad de la tortura masiva, a miles de connacionales muchos de ellos inocentes que se les niega todo por el afán de castigar, como si con esto solo bastara para mejorar la sociedad ». (5)

Destacamos el trabajo de apoyo y solidaridad que desde la Red Internacional de Solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Políticos Colombianos, INSPP, viene desarrollando la socióloga, defensora de DD.HH y exprisionera política Liliany Obando tanto con los prisioneros políticos y de guerra como con sus familiares especialmente con la socialización del tema de los acuerdos de paz firmados en La Habana, Cuba, pero la cual no escapa de la revictimización a que está siendo sometida tal como se viene denunciando. « A pesar de los anuncios del gobierno y la insurgencia de las FARC-EP sobre la cercanía de un Acuerdo final, el Estado sigue dando muestras de su accionar represivo.

Lejos de ajustar su actuación en clave de generar confianzas en la nueva etapa que se avecina, la Oficina Asesora Jurídica de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha decidido dar continuidad al proceso de cobro coactivo en contra de la socióloga y defensora de derechos humanos Liliany Patricia Obando Villota, pretendiendo a través del mismo ejecutar la multimillonaria multa impuesta como parte de la pena por el delito de rebelión.

Sentencia, que debe recordarse, fue proferida en desarrollo de un cuestionado proceso, en el que se vulneraron todo tipo de garantías judiciales. Liliany no sólo fue condenada mediáticamente incluso desde antes de su captura, violando su derecho a la presunción de inocencia y a su intimidad, sino que la determinación judicial se basó en pruebas ilegales, desechadas por la Corte Suprema de Justicia en otras actuaciones » (6)

Consultada Liliany Obando sobre la situación carcelaria colombiana, expresó «Que ha sido muy importante el anuncio de las delegaciones de paz desde La Habana en referencia a la creación de una subcomisión de género que tiene que ver con la igualdad de derechos para las mujeres y comunidades de diversidad sexual, encabezada por María Paulina Riveros, del lado del gobierno y ‘Victoria Sandino’ integrante de las Farc-EP.
Hay que hablar de justicia de género a fin de destacar la discriminación y subordinación que tradicionalmente viven la mujeres y como se exacerba en la prisión la violencia de género, como el ejercicio de la sexualidad altamente controlada y que compromete lo más íntimo del ser femenino en las pocas y sexistas ofertas de trabajo y estudio, en la escasas posibilidades para ejercer su decisión de ser madres en el duro tratamiento penitenciario y judicial. Lo más grave de todo es que en la prisión las mujeres se vuelven invisibles».(7)

Se espera también que las prisioneras que en un 80 % son madres cabezas de familia puedan ser beneficiadas con un tratamiento de justicia especial alternativa a la prisión ya que es muy triste ver la como la cárcel se hace extensiva a los hijos, ya que muchas de ellas viven con sus niños pequeños en las cárceles o estos lejos de sus madres.

Indicó además que « es importante que a la firma definitiva del acuerdo de paz, se de al mismo tiempo la amnistía e indulto para los todos prisioneros políticos incluidos los luchadores sociales, así como los insurgentes pertenecientes también al ELN y EPL como gesto de paz y reconciliación del gobierno colombiano. Ya que existe el temor que una vez firmado el acuerdo y no salgan de la prisión estas personas el gobierno comience a dar largas para sus libertades.

La dirigente se mostró de acuerdo en « la necesidad de seguir luchando por la repatriación de los presos en el exterior a fin de que cumplan sus penas en Colombia y en el caso de los paramilitares extraditados hacia las cárceles en los Estados Unidos es muy importante para el proceso de paz y dentro del punto 5 de víctimas que estos sean repatriados a fin que cuenten la verdad sobre la participación de estos y de quienes recibían órdenes para que cometieran los diversos delitos que se les acusa » concluyó Liliany Obando, quien viene socializando en distintas cárceles el punto de los acuerdos de La Habana a través de una cartilla denominada « Jurisdicción especial para la paz amnistía e indulto » . (8)

Hay que sacar la paz de las cárceles colombianas, dignificando el ser humano y desde un Estado social de derecho que vele por un pueblo con oportunidades de trabajo, educación, techo, recreación, salud e igualdad social etc. así podemos comenzar a erradicar estos basureros humanos.

Pero mientras eso llega, invitamos a votar Si a la paz con justicia social, a respaldar la lucha de los prisioneros políticos y sociales, pero también a apoyar y fortalecer tanto en Colombia como desde el exterior las distintas organizaciones defensoras de DDHH y de prisioneros políticos ya que han sido, son y seguirán siendo necesarias en esta etapa del post-acuerdo porque la lucha de masas por la paz con justicia social continuará más fuerte ya que el gobierno no está dispuesto a regalar, ceder ni cambiar nada en favor del pueblo y podemos regresar a las cárceles!

Notas
(1) http://www.defensoria.gov.co/es/nube/noticias/5508/Tras-dos-meses-de-emergencia-carcelaria-Defensor%C3%ADa-reconoce-avances-pero-advierte-factores-puntuales-de-vulnerabilidad-para-los-DDHH.htm
(2) http://www.eltiempo.com/multimedia/infografias/carceles-y-presos-de-colombia/14739475
(3) http://prensarural.org/spip/spip.php?article15925
(4) https://grupobifurcacion.wordpress.com/2016/07/24/violenta-agresion-de-guardian-penitenciario-contra-mujer-transexual-representante-de-dd-hh-de-la-comunidad-lgbti-y-prisionera-politica-en-la-picota/
(5) http://solidaridadjuridica.org/?p=5073
(6) http://www.pacocol.org/index.php/noticias/18277-en-rechazo-a-la-revictimizacion-de-la-defensora-de-
derechos-humanos-liliany-patricia-obando-villota
(7) http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/procesos-y-conversaciones/documentos-y-comunicados-conjuntos/Paginas/Comunicado-Conjunto-No-82.aspx
(8) http://www.farc-ep.co/pdf/Cartilla-Jurisdiccion-Especial-para-la-Paz-para-Prisioneras-y-Prisioneros-Politicos.pdf

Eliécer Jiménez Julio, periodista e investigador social, exprisionero y exiliado político. 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

LA PICOTA BOGOTA. ASPECTOS DE LA DESOBEDIENCIA PACIFICA.PATIO 4.JULIO 2016.PARTE III


LA PICOTA. ASPECTOS DE LA DESOBEDIENCIA PACIFICA.PATIO 4 .JULIO 2016. PARTE II


LA PICOTA , ASPECTOS DE LA DESOBEDIENCIA CIVIL PACIFICA.PATIO 4 . JULIO 2016 PARTE I


martes, 26 de julio de 2016

LA PAZ SI ES CONTIGO......PERO CON LOS PRISIONEROS EN LIBERTAD !

LA PAZ SI ES CONTIGO......PERO CON LOS PRISIONEROS EN LIBERTAD !

Desde hace ya unos cuantos dias estan en desobediencia civil  los prisioneros politicos del patio 4 de la carcel La Picota de Bogota.Las raices del conflicto claramente tiene que ver con la falta de atencion por parte del estado colombiano que si bien por un lado habla de paz en La Habana ,pero por otro lado tiene en las peores condiciones a los prisioeros politicos ( no solo en Bogota sino en todo el territorio nacional) que son mas de 9500.... .
La informacion que surge desde adentro de la carcel es muy triste y muy cruel , ya que la falta de interes por la vida humana es mas que clara y evidente por parte de un estado que dia a dia viola sistematicamente los DDHH , es increible que en 2016 los y las prisioneras esten sometidas a este tipo de vejaciones propias de regimenes totalitarios de siglos pasados pero claramente muy en sintonia con el gobierno colombiano.
No podemos no mencionar el actuar represivo del INPEC que constantemente reprime salvajemente a los prisioneros , como muestra debemos denunciar la terrible situacion que vivio dias pasados Yurani Muñoz representante de DDHH de la comunidad LGBTI en la Picota por parte del dragoneante Castillo quien pertenece a la Compañia Azul quien desde su lugar de verdugo homofobico maltrata fisicamente a Yurani durante un curso que estaba dando.

Desde el dia de ayer distintos prisioneros se estan cociendo la boca en reclamo a la urgente necesidad que tienen de recibir atencion medica ya que son ignorados absolutamente y las enfermedades que padecen requieren si o si un control y medicacion para que no se agrave mas un esta delicada situacion.Cuando hablamos de enfermedades nos referimos a la mas variada cantidad de problemas que sufren los prisioneros desde enfermedades cronicas hasta virus que en una situacion de hacinamiento y sin atencion constante suelen producir mas daño del habitual. Se reclama puntualmente :
Remisiones a especialistas.
Cirugias Pendientes.
Suministros de Medicamentos.
Realizacion de Interconsultas.
Mejorias en las Dietas.
Plan Integral de Salud.
Resultados de Examenes de Laboratorio.

Desde el Blog Rompiendo Cadenas y como parte de la Red Internacional De Solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Politicos de Colombia llamamos a la mas amplia solidaridad con esta situacion y otras que viven las y los prisioneros politicos en todo el territorio nacional . No puede haber paz con Prisioneras y Prisioneros Politicos.

lunes, 25 de julio de 2016

LAS IMAGENES QUE DUELEN ....LA DESOBEDIENCIA CIVIL EN LA PICOTA....







CONTINUA LA DESOBEDIENCIA CIVIL EN EL PATIO 4 DE LA PICOTA , BOGOTA.

Boletín informativo #7.

En el desarrollo de la desobediencia cárcelaria llevada a cabo en el patio 4, del COMEB, La Picota Bogotá, desde el 18 de Julio de 2016, los huelguistas informamos.
El dia de hoy 25 de julio de 2016, en horas de la mañana en boletín informativo #6, comunicabamos de la cosida de la boca de 3, reclusos exigiendo atención integral en salud a todos los presos del país.
Poteriormente, se hizo presente el Cabo Molano, quién de manera muy cordial hablo con los voceros de la jornada, ya que había preocupación por posibles choques, se le aclaro detalladamente los motivos de la desobediencia y los objetivos propuestos, que no son otra cosa que atención de todos los enfermos. Le manifestamos, que una huelga trae politraumatismos,  pero que esperabamos que el Gobierno solucionará urgente la problemática en salud padecida por nosotros.
A eso de las 11 am, se hace presente la Dra lilian valdez, delegada de politica criminal y penitenciaria de la defensoria del pueblo, quien hablo con los cosidos de boca y recibió la denuncia juramentada, los motivos y pormenores de su desisión libre y expontaneá de cosersen la boca.
Coordinado por la defensora del pueblo Lilian Valdez, y el consul de derechos humanos de cárcel dragoneante José Vivas; un vocero y representantes de DD-HH de los diferentes patios fuimos llevados al observatorio de DD-HH para allí tratar las posibles soluciones a la problemática. La defensora explicó el motivo de su visita, que había sido enviada por el jefe regional de esta entidad, y que además su propósito era recepcionar denuncia y recoger declaración juramentada, lo cual se hizo. Se concreto con ella que mañana 26, nos traia noticias de para cuando se podría llevar a cabo la reunión con las entidades que solicitabamos.
Los asistentes a este encuentro le expusieron detalladamente la deplorable situación de los enfermos y en sí del sistema de salud, que solo comercia con la vida humana.
Aquí, insistimos en realizar la reunión solicitada lo mas pronto posible -la demora es de ellos- para encontrar soluciones a la problemática ya planteada y con esto no tener que escalonar la desobediencia. Reconocemos el cambio de actitud que ha venido teniendo la guardia, ya no es agresiva y consideramos que entendierón la justeza de la lucha. Aún así,  es muy extraño que el señor director del penal Dr Jorge A. Contreras y el Capitán Chavez, no se hayan hecho presentes en el pabellón para escuchar y ver de primera mano lo que aquí sucede.
Para mañana se sumarán 2 compañeros a cosersen la boca;  los compañeros son: Edagar Mauricio Rosso Gutiérrez td, 69226, quien lleva mas de 51 meses con una colostomia, y producto de ello tiene una hernia, además tiene tutela fallada a su favor y ni así, lo atienden. El otro se llama  Raúl Torrejano Capera td, 84309. Con ellos, se completan 5 los cosidos, y seguirán aumentando de no tener soluciones inmediatas y de fondo a esta problemática. Posiblemente en los días sucesivos se unirán otros patios a la desobediencia. No estamos asistiendo a ninguna actividad del penal.
Nuevamente solicitamos, que la Comisión solicitada tenga poder de decisión, y que entren a los patios y vean lo que aquí se padece.
Cordialmente.
Reclusos en desobediencia pacifica del patio 4, la picota bogotá.

Internos de cárcel La Picota se cosen la boca

La Brigada Jurídica
EDUARDO UMAÑA MENDOZA

Informa que continua la desobediencia civil en el patio 4 de la picota por parte de los presos políticos.
Tras dos meses de emergencia carcelaria, Defensoría reconoce avances pero advierte factores puntuales de vulnerabilidad para los DD.HH
La problemática sigue impactando a los centros de detención transitoria, como sucede en la Estación permanente de Policía en Valledupar, donde la Defensoría del Pueblo realizó una visita de inspección que permitió hallazgos críticos en materia de salubrid
El hacinamiento se mantiene estable en el 55 por ciento, mientras el represamiento de servicios médicos solicitados asciende a 14.235 casos.
En cumplimiento de su misión constitucional como organismo de control para los derechos humanos, la Defensoría del Pueblo ha hecho seguimiento al desarrollo de la medida de emergencia carcelaria, anunciada el pasado 5 de Mayo y oficializada mediante resolución el 10 del mismo mes.
Al cabo de 2 meses y 8 días de su entrada en vigencia, la Entidad reconoce algunos avances importantes frente al diagnóstico que este organismo adscrito al Ministerio Público había hecho señalando que al término del primer trimestre de 2016, el 90 por ciento de las prisiones carecía de todo tipo de asistencia en salud para la población privada de la libertad. Hoy 101 cárceles del país cuentan con red hospitalaria y 114 se han puesto al día respecto a la recolección de residuos hospitalarios.
Sin embargo, la situación en algunos aspectos sigue siendo preocupante y existen factores puntuales de vulnerabilidad para los derechos de los internos, como sucede con las solicitudes de servicios médicos represadas, que alcanzan la cifra de 14.235.
No obstante la contratación de los prestadores, 91 establecimientos (equivalentes al 66 por ciento) reportan insuficiencia en el recurso humano y 71 (52 por ciento) en cuanto a la disponibilidad de medicamentos, hecho que se ve reflejado en cárceles como la de Sincelejo, donde hace 8 meses las personas que padecen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH) no reciben tratamiento.
Actualmente, la cifra de pacientes oficialmente registrados en el sistema es de 9.752, 520 más que los reportados antes de la emergencia carcelaria a nivel nacional. De ellos, 4.218 padecen hipertensión arterial, 2.255 son siquiátricos, 1.090 han sido diagnosticados son diabetes, 640 con VIH y 104 con cáncer.
Las cifras de hacinamiento se mantienen estables en el 55 por ciento, con una población de 121.249 internos frente a una capacidad instalada para 78.055, lo que representa un sobrecupo de 43.194 personas. Cabe señalar que según información oficial, hay otras 49.038 personas que se encuentran en prisión y/o detención domiciliaria, pero el personal de revista dispuesto por el Inpec es a todas luces insuficiente, como pasa también con los dispositivos de vigilancia electrónica pues de los 4.061 habilitados, 1.207 (el 25 por ciento) no están en funcionamiento por inconvenientes de carácter técnico.
Preocupa a la Defensoría del Pueblo que la crisis advertida a comienzos de año en los establecimientos carcelarios se traslade y agudice en los centros de detención transitoria como las URI y estaciones de Policía, pues así lo dejan entrever los hallazgos de una visita de inspección humanitaria a la Estación permanente de Policía de Valledupar, donde hay cupo para 20 personas pero permanecen 193, es decir con un hacinamiento que asciende al 870 por ciento.
Allí, no hay atención en Salud pues el Fondo Nacional operado por Fiduagraria y Fiduprevisora dice que no es su responsabilidad, sin tener en cuenta la situación jurídica de los detenidos. Por si fuera poco, para las 193 personas encontradas al momento del registro, sólo hay disponibles un sanitario fuera de servicio, dos duchas también fuera de servicio y un orinal comunal con problemas de obstrucción, razón por la cual la población privada de la libertad se ve obligada a hacer sus necesidades en botellas y bolsas plásticas que luego son acumuladas con desperdicios de comida y toda serie de residuos, los cuales constituyen una amenaza evidente a las condiciones de salubridad en ese lugar.
Ante estas circunstancias, la Defensoría del Pueblo tiene un curso una acción judicial encaminada a proteger los derechos de esta población, y seguirá vigilante al desarrollo de la emergencia carcelaria que aplica desde hace 2 meses en el país.

Los reclusos del patio 4 de la Cárcel La Picota Bogotá informamos

Julio 25 de 2016.
COMEB, La Picota Bogotá.

Boletín informativo #6.

Los reclusos del patio 4 de la Cárcel La Picota Bogotá informamos:

El dia de ayer 24 de julio, hizo presencia la médico Amparo Ardila, de sanidad para hacer valoración y optener resultado epidemiológico de los pacientes. Llego a eso de las 10 am, con un liatado de 16 pacientes, le acondicionarón el área de la guardia para realizar las consultas; tan pronto inicia las mismas, trajierón un recluso herido del patio 3, este se habia caido en el baño rebentandose todo el menton y el compañero gritaba del dolor, la médico dijo: "yo, no lo puedo atender, llevelo a la guardia y ponganlo en la silla la "milagrosa" hasta que llegue la enfermera y que sea ella quien lo atienda". Es tan conchuda que nisiquiera se paro de la silla a mirar el recluso, mostrando su desprecio por los presos y falta de ética médica. Terminó de hacer las valoraciones, no diágnostico según los pacientes, de acuerdo a su patología.
Insistimos que la valoración debe ser profesional e integral, además que al paso que vamos las mismas demoraran mas 3 meses en esta labor, que está prueba no se esta llevando según lo acordado con la Dra Luz Dary Estupiñan y Luisa Fernanda Baron.
No obstante, lo ya realizado en los pabellones  6 y 4, diga que vamos a parar la lucha;  mantenemos nuestra jornada de desobediencia y que la misma se esta llevando a cabo de la siguiente manera:
Todos los enfermos en la reja de salida del patio, y, allí serán contados.
Se cosierón la Boca, Efrain Ortiz Mesa td, 55956 es un recluso hipertenso diabético y enfermo de columna tiene remición a medicina legal y no ha sido llevado. El otro es
Sergio Carevilla Cuellar td, 32159. josé Cartagena Quintero td, 86805.
Los mismos se cosierón la boca por voluntad propia y exigen atención integral en salud a todos los presos de la picota y en si de Colombia. Alertamos que de no haber atención inmediata a esta problemática en las siguientes horas, otros patios están listos a unirsen a la huelga, los cosidos de boca se incrementarán en gran medida; igualmente que habran otros métodos de desobediencia que esperamos no valla a generar choques.
Agradecemos a quienes nos han brindado su apoyo y solidaridad, a los indultados, a medios nacionales e internacionales de comunicación, a la mayoria de personal de guardia del INPEC, que consideran justa y necesaria nuestra lucha y a las ONGs.

En el trascurso del dia estaremos informando los pormenores de la desobediencia.
Cordialmente.

Reclusos del Pabellón 4 La Picota Bogotá.

VIOLENTA AGRESIÓN DE GUARDIÁN PENITENCIARIO CONTRA MUJER TRANSEXUAL REPRESENTANTE DE DD.HH. DE LA COMUNIDAD LGBTI, Y PRISIONERA POLÍTICA, EN LA PICOTA

CUANDO SE FIRMA EN LA HABANA -CUBA EL ACUERDO No. 82 sobre Enfoque de género en acuerdos de paz de La Habana, la guardia del INPEC, arremete violentamente contra mujer transexual
VIOLENTA AGRESIÓN DE GUARDIÁN PENITENCIARIO CONTRA MUJER TRANSEXUAL REPRESENTANTE DE DD.HH. DE LA COMUNIDAD LGBTI, Y PRISIONERA POLÍTICA, EN LA PICOTA
DENUNCIA PÚBLICA

La Comunidad LGBTI recluida en el COMEB PICOTA, DENUNCIAMOS ANTE LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL que el dragoneante Castillo, perteneciente a la Compañía Azul, pabellonero del patio 6º, estructura 1 de mediana seguridad del COMEB PICOTA; agredió física, psicológica y moralmente a nuestra representante de DD.HH. YURANI MUÑOZ, mujer transexual (Hernando Muñoz Ríos), y prisionera política de guerra de las FARC-EP, de acuerdo con los siguientes:
HECHOS

1) El día de hoy, cerca de las 09:45 horas cuando Yo, YURANI MUÑOZ, mujer transexual (Hernando Muñoz Ríos), representante de DD.HH. de la comunidad GBT en La Picota, y prisionera política de guerra de las FARC-EP; identificada con c.c. 17653171 de Florencia, Caquetá me hallaba en el pabellón 4º (patio de concentración para presos políticos por orden gubernamental, en el marco de los Diálogos de Paz entre el Gobierno Nacional y la insurgencia de las FARC-EP, en La Habana, Cuba), donde me encuentro recluida; recibí un volante de Guardia Interna para desplazarme hasta las aulas de Trabajo Social junto a las demás personas del pabellón pertenecientes a la Comunidad LGBTI, para asistir a la reunión del proyecto CUERPOS EN PRISIÓN MENTES EN ACCIÓN, liderado por personas de la Red Comunitaria Trans. Espacio del que participamos cerca de cuarenta (40) personas LGBTI en la estructura 1 del COMEB PICOTA, el cual busca la defensa de nuestros DD.HH. en prisión y aportar a las políticas penitenciarias en materia de inclusión social de las mujeres transexuales.
2) De la reunión en el espacio del proyecto citado arriba, participé hasta las 11:00 horas e inmediatamente quedé a disposición del dragoneante Ricaurte, quien dirige el programa DELINQUIR NO PAGA, en el cual soy instructora y dicto conferencias a niñas y niños, así como a jóvenes y jovencitas estudiantes en instituciones educativas distritales, a quienes se ofrece orientación para la prevención del delito, la drogadicción y el pandillismo. Estas conferencias se les dicta en un lugar a espacio abierto denominado “La Mata de Maíz”, ubicado por el pasillo central cerca a las aulas de Psico-Social, en dirección hacia los pabellones 5º y 6º, de la estructura 1 del COMEB PICOTA. También se encontraba conmigo el dragoneante Londoño quien también coordina el programa junto a Ricaurte.

3) Cuando me encontraba realizando mi función de instructora, dictando mi conferencia a las y los estudiantes, (en presencia de dos de sus profesoras de la institución educativa), cerca de las 11:20 horas llegó hasta “La Mata de Maíz” el dragoneante Castillo, perteneciente a la Compañía Azul, pabellonero del patio 6º, estructura 1 de este establecimiento, y sin mediar palabra me insultó en frente de aproximadamente 25 estudiantes y sus profesoras. Pasando por sobre la autoridad de los dragoneantes Ricaurte y Londoño presentes allí, con quienes vengo desarrollando el programa desde hace año y medio sin queja alguna de ellos hacia mi.

4) El dragoneante Castillo me grita “¿este señor de dónde es?” “¡eche para el patio!”. Ante lo cual le contesto “cual señor, respéteme comandante que soy una mujer transexual” y me interrumpe gritando: “¡señor, usted para mí es un señor! Eche para su patio”. De nuevo lo interpelo y le digo: “soy una mujer transexual, soy la representante de DD.HH. de la comunidad GBT y estoy dictando aquí un curso; señor, respete”. Le doy la espalda para evitar la discusión y seguir mi actividad con las y los estudiantes, ante lo cual el grita: “¡ah, entonces no se va! Entonces voy por la volante ¡” (refiriéndose a los guardias disponibles). Inmediatamente el dragoneante Castillo me tomó por detrás, de los hombros, haciéndome una llave, me hizo girar el cuerpo y me lanzó contra el piso donde junto a dos dragoneantes bachilleres que lo acompañaban me golpearon en los genitales con puntapiés, me golpearon a puños, me dieron un puntapié en el hombro derecho, me lesionaron el codo derecho y la rodilla izquierda.

5) A pesar de tenerme reducida contra el piso entre los tres guardianes logré incorporarme y actuar en defensa propia, lanzando contra el piso al dragoneante Castillo, momento en el cual intervino el dragoneante Ricaurte para separarnos y detener la agresión en mi contra. Los guardianes agresores se retiraron hacia el pabellón 6º y yo acudí ante los voceros de los prisioneros políticos del pabellón a denunciar lo ocurrido.

6) De estos hechos fueron testigos los dragoneantes Ricaurte y Londoño, las dos profesoras, los 25 estudiantes, el promotor de salud del patio 1 y dos personas de la comunidad GBT que iban cruzando (Dayson Páez y Emily López).

7) Finalmente me dirigí hasta sanidad para que me hicieran una valoración médica por las lesiones de la agresión pero el doctor de turno de la tarde del día en comento, y la enfermera jefe Heidy, se negaron a valorarme arguyendo (ella) que “no se iban a prestar para denunciar a un guardia, para evitar represalias de los guardias contra ellos”. Y él doctor dijo “que él me hacía una valoración diciendo lo que él quisiera y no lo que yo tuviera para que en una remisión vieran otros médicos que yo no tenía nada”.

8) Dejo claro que la conducta de estos funcionarios del servicio médico falta a la debida ética profesional con esta conducta, no sólo por las razones mezquinas que manifestaron sino por negarse a brindar la atención médica que requería.

9) Por lo demás, este dragoneante Castillo tiene múltiples antecedentes de discriminación a las mujeres transexuales que habitan en los diferentes patios de mediana seguridad de La Picota, entre la que se cuenta una demanda por abuso sexual contra una chica trans.

DELITOS Y FALTAS DISCIPLINARIAS COMETIDAS POR LOS FUNCIONARIOS DEL INPEC.
1) El dragoneante Castillo, perteneciente a la Compañía Azul, pabellonero del patio 6º, estructura 1 del COMEB PICOTA; incurrió en los delitos de Lesiones Personales, Abuso de Autoridad y Uso Abusivo de la Fuerza por motivos de Discriminación Sexual y Discriminación por razones de Género.
PETICIÓN.
1) Solicitamos que se inicie la investigación penal contra el dragoneante Castillo, del cuerpo de custodia y vigilancia del INPEC en el Complejo Penitenciario Metropolitano de Bogotá perteneciente a la Compañía Azul, pabellonero del patio 6º, estructura 1 del COMEB PICOTA, por los delitos de Lesiones Personales, Abuso de Autoridad y Uso Abusivo de la Fuerza por motivos de Discriminación Sexual y Discriminación por razones de Género y se impongan las sanciones penales de ley.
2) Igualmente pedimos que se investigue la conducta de los funcionarios de Sanidad: enfermera jefe Heidy y el doctor de turno en horas de la tarde el día en comento.

Bogotá D.C. 22 de julio de 2016

domingo, 24 de julio de 2016

Comunicado Conjunto No​ 82 | Enfoque de género en acuerdos de paz de La Habana


La Habana, julio 24 de 2016.


Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP presentamos hoy el resultado de la inclusión del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la Mesa de Conversaciones.
 
La inclusión de un enfoque de género en un proceso de paz como éste no tiene antecedentes en el mundo y busca fundamentalmente crear condiciones para que mujeres, y personas con identidad sexual diversa  puedan acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de vivir en un país sin conflicto armado. 
 
En la Mesa de Conversaciones somos conscientes que las transformaciones que necesita el país para construir la paz, no podrán ser posibles sin una sociedad que reconozca y respete las diferencias y en donde queden en el pasado las estigmatizaciones y discriminaciones en razón del género.  
 
La subcomisión de género, instalada el 11 de septiembre del 2014 y compuesta por mujeres y hombres, de cada una de las delegaciones revisó e incluyó el enfoque de género en los puntos 1: “Hacía un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”, 2: “Participación Política, Apertura democrática para construir la paz” y 4: “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”, y acompañó la construcción del punto 5: “Víctimas” y los acuerdos alcanzados hasta el día de hoy en el punto 3: “Fin del Conflicto”.
 
Los aportes de las víctimas que visitaron la Mesa de Conversaciones, 60% de las cuales fueron mujeres, de las 18 organizaciones de mujeres y de la comunidad LGTBI, de las 10 expertas colombianas en violencia sexual, de las expertas internacionales y de las ex guerrilleras de varias partes del mundo, fueron fundamentales para enriquecer el trabajo de esta subcomisión. A todas ellas reiteramos nuestro agradecimiento por ayudarnos en esta construcción. 
 
Así mismo, agradecemos la presencia en el acto de presentación de los acuerdos con la inclusión de género y el acompañamiento en este proceso de Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de la entidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer - ONU Mujeres; Zainab Bangura, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Violencia Sexual en los Conflictos Armados; Luiza Carvalho, directora regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres; Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en Colombia; Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior; María Emma Mejía, Embajadora extraordinaria y plenipotenciaria y representante permanente de Colombia ante Naciones Unidas; Martha Ordoñez, Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, y el enviado especial de la Unión Europea para el proceso, Eamon Gilmore; así como a las mujeres colombianas e integrantes de la comunidad LGBTI, representantes de las organizaciones sociales, y a los países acompañantes Cuba y Noruega.
 
La incorporación de un enfoque de género en los acuerdos alcanzados gira alrededor de ocho ejes temáticos: Acceso y formalización de la propiedad rural en igualdad de condiciones; garantía de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y personas con identidad sexual diversa del sector rural; promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación, toma de decisiones y resolución de conflictos; medidas de prevención y protección que atiendan los riesgos específicos de las mujeres; acceso a la verdad, a la justicia y  a las garantías de no repetición; reconocimiento público, no estigmatización y difusión de la labor realizada por mujeres como sujetas políticas; gestión institucional para el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres y movimientos LGTBI para su participación política y social, y  sistemas de información desagregados. 
 
La subcomisión de género seguirá trabajando para que en los acuerdos a los que se llegue se garantice la inclusión y el ejercicio de los derechos en igualdad de condiciones para toda la sociedad y específicamente para las mujeres y la población LGBTI.​​

Tras dos meses de emergencia carcelaria, Defensoría reconoce avances pero advierte factores puntuales de vulnerabilidad para los DD.HH

Tomado de Defensoria del Pueblo Colombia.

El hacinamiento se mantiene estable en el 55 por ciento, mientras el represamiento de servicios médicos solicitados asciende a 14.235 casos.

En cumplimiento de su misión constitucional como organismo de control para los derechos humanos, la Defensoría del Pueblo ha hecho seguimiento al desarrollo de la medida de emergencia carcelaria, anunciada el pasado 5 de Mayo y oficializada mediante resolución el 10 del mismo mes.

Al cabo de 2 meses y 8 días de su entrada en vigencia, la Entidad reconoce algunos avances importantes frente al diagnóstico que este organismo adscrito al Ministerio Público había hecho señalando que al término del primer trimestre de 2016, el 90 por ciento de las prisiones carecía de todo tipo de asistencia en salud para la población privada de la libertad. Hoy 101 cárceles del país cuentan con red hospitalaria y 114 se han puesto al día respecto a la recolección de residuos hospitalarios.

Sin embargo, la situación en algunos aspectos sigue siendo preocupante y existen factores puntuales de vulnerabilidad para los derechos de los internos, como sucede con las solicitudes de servicios médicos represadas, que alcanzan la cifra de 14.235.

No obstante la contratación de los prestadores, 91 establecimientos (equivalentes al 66 por ciento) reportan insuficiencia en el recurso humano y 71 (52 por ciento) en cuanto a la disponibilidad de medicamentos, hecho que se ve reflejado en cárceles como la de Sincelejo, donde hace 8 meses las personas que padecen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH) no reciben tratamiento.

Actualmente, la cifra de pacientes oficialmente registrados en el sistema es de 9.752, 520 más que los reportados antes de la emergencia carcelaria a nivel nacional. De ellos, 4.218 padecen hipertensión arterial, 2.255 son siquiátricos, 1.090 han sido diagnosticados son diabetes, 640 con VIH y 104 con cáncer.

Las cifras de hacinamiento se mantienen estables en el 55 por ciento, con una población de 121.249 internos frente a una capacidad instalada para 78.055, lo que representa un sobrecupo de 43.194 personas. Cabe señalar que según información oficial, hay otras 49.038 personas que se encuentran en prisión y/o detención domiciliaria, pero el personal de revista dispuesto por el Inpec es a todas luces insuficiente, como pasa también con los dispositivos de vigilancia electrónica pues de los 4.061 habilitados, 1.207 (el 25 por ciento) no están en funcionamiento por inconvenientes de carácter técnico. 

Preocupa a la Defensoría del Pueblo que la crisis advertida a comienzos de año en los establecimientos carcelarios se traslade y agudice en los centros de detención transitoria como las URI y estaciones de Policía, pues así lo dejan entrever los hallazgos de una visita de inspección humanitaria a la Estación permanente de Policía de Valledupar, donde hay cupo para 20 personas pero permanecen 193, es decir con un hacinamiento que asciende al 870 por ciento. 

Allí, no hay atención en Salud pues el Fondo Nacional operado por Fiduagraria y Fiduprevisora dice que no es su responsabilidad, sin tener en cuenta la situación jurídica de los detenidos. Por si fuera poco, para las 193 personas encontradas al momento del registro, sólo hay disponibles un sanitario fuera de servicio, dos duchas también fuera de servicio y un orinal comunal con problemas de obstrucción, razón por la cual la población privada de la libertad se ve obligada a hacer sus necesidades en botellas y bolsas plásticas que luego son acumuladas con desperdicios de comida y toda serie de residuos, los cuales constituyen una amenaza evidente a las condiciones de salubridad en ese lugar.

Ante estas circunstancias, la Defensoría del Pueblo tiene un curso una acción judicial encaminada a proteger los derechos de esta población, y seguirá vigilante al desarrollo de la emergencia carcelaria que aplica desde hace 2 meses en el país.

viernes, 22 de julio de 2016

LA RESPONSABLIDAD DE LOS MEDICOS DEL INPEC EN LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS.

La Brigada Jurídica EDUARDO UMAÑA MENDOZA, se solidariza con los presos políticos del patio 4 de la Picota, que se mantienen en desobediencia civil por los graves problemas de salud.
LA RESPONSABLIDAD DE LOS MEDICOS DEL INPEC EN LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS.
Por: WLDARICO FLOREZ-PEÑA
Presidente

Los prisioneros políticos colombianos, desde hace muchos años vienen librando una tenaz lucha y resistencia por sus derechos, ante los graves atropellos por parte de la guardia del INPEC, tal ha sido el caso que sentencias de la Honorable Corte Constitucional como la T-153 de 98, evidencio la creciente vulneración de los derechos humanos en las cárceles y penitenciarias del país, situación que se sigue presentando al punto que la situación NO mejora, se empeora.
Igualmente la Sentencia T-282 en el caso de Valledupar- Cesar, en la penitenciaría La Tramacua- la Guantánamo Colombiana, sitio de torturas y tratos crueles y degradantes a los prisioneros, por estos hechos el Director del INPEC, Brigadier General JORGE LUIS RAMIREZ ARAGON, fue sancionado y así han pasado una serie de hechos conocido en el ámbito jurídico como un “estado de cosa inconstitucional en el sistema penitenciario y carcelario colombiano”.
Miremos al respecto lo que dijo el Consejo de Estado:
“El Consejo de Estado resolvió castigar al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario -Inpec- por las violaciones a los derechos fundamentales de un importante número de presos en la cárcel de Valledupar, conocida como 'La Tramacúa'. Por los hechos, el director de la entidad recibirá arresto y multa.
El alto tribunal determinó que hubo desacato a la Sentencia T-282 de 2014, por parte del director general del Inpec, proceso en el cual se vulneraron los derechos fundamentales de un alto número de detenidos del establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad de Valledupar, conocido como La Tramacúa.
Esta decisión desmiente al Tribunal Administrativo del Cesar que en sentencia del 13 de julio de 2011, negó la acción de tutela que exigía el cumplimiento inmediato de la Sentencia.
Gloria Silva, abogada penalista y Secretaria General del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos -CSPP-, manifestó que el fallo "es un paso más en la lucha de los detenidos con el acompañamiento de las organizaciones de derechos humanos, por mostrar que a pesar de que las ordenes de la Corte Constitucional fueron precisas, se siguen violentando los derechos en distintos niveles". La abogada resaltó que es muy importante que se haya sancionado a la dirección general de la autoridad penitenciaria al constatar los incumplimientos.”
Lo cierto es que el grave estado de salud que padecen los presos políticos y la población carcelaria en General, tiene uno responsables que hasta ahora No han sido denunciados, miremos por ejemplo que los médicos que prestan dicho servicio en las cárceles y penitenciarias y la misma entidad prestadora del Servicio –Caprecom-
Hay y existe una Ética médica en Colombia y unos principios que la gobiernan, nuestra constitución política en el titulo II, Capitulo 2, establece “el derecho al acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud”, es decir que el sistema de salud se estructura como parte de la prestación del sistema de seguridad social. Ello quiere decir que la ética médica tiene un amplio cuerpo disciplinario que debe ser ejercido con toda la responsabilidad e incluso aspectos relevantes a la hora de considerar la acción práctica del médico en materia penal.
Los médicos del INPEC y /o las entidades que prestan dicho servicio en las cárceles y penitenciarias tiene el deber a desarrollar bien su profesión en busca de mejores condiciones de convivencia en los establecimientos, por ello deben distinguir dentro de lo ético y estar ajustados siempre al bien, de compromiso social y la moral hipocrática.
Miremos el caso de un preso político en el Eron Picota:
“Un caso emblemático
Edilson Martínez es uno de los prisioneros políticos más enfermos. Actualmente se enfrenta a la posibilidad de perder una pierna pues, luego de dos meses y tras ser sometido a tortura por parte de funcionarios del Inpec, no ha recibido atención médicaalguna.
La MAPP-OEA, en su visita de verificación, conoció el episodio de Martínez y el de cerca de 100 presos más, entre los que se encuentran casos de gestantes y lactantes, enfermedades terminales y personas de la tercera edad que no cuentan con una pronta solución a sus problemáticas.”
Ello quiere decir que los médicos deben apreciar el conjunto de principios que gobiernan la ética médica, así como las normas morales que regulan la asistencia médica, las relaciones entre el paciente y el médico. La medicina tiene su finalidad primaria y principal en la defensa y protección de la vida, de nacer, morir, cuidar, curar entre otros.
Podemos remontarnos al Código de Nuremberg de 1947, que juzgaba a médicos y científicos que llevaban a cabo experimentos biomédicos en prisioneros de campos de concentración. Por eso se hace indispensable que en las cárceles y penitenciarias colombianas se creen los Comités de Ética hospitalaria, que establece la Resolución No. 13437 de 1991, donde claramente se establece un decálogo de los derechos de los pacientes.
También tenemos la Resolución No. 1441 del 6 de mayo de 2013, por la cual se definen los procedimientos y condiciones que deben cumplir los prestadores de servicios de salud para habilitar los servicios y se dictan otras disposiciones, en ese mismo sentido la Ley 1164 de 2007, que regula el talento humano en salud y tiene unos principios generales, como la equidad, calidad, ética, integridad, concertación, unidad y efectividad.
Toda esta normatividad y procedimientos gobiernan la ética médica y tiene gravísimas responsabilidades disciplinarias, penales y administrativas y debe haber una moralidad en relación con el cuidado de los prisioneros políticos que han venido reclamando a través de huelgas de hambre, protestas pacificas, desobediencia civil y otras formas de resistencia para lograr que el derecho a la salud se respete en las cárceles y penitenciarias del país y lograr el bienestar del paciente y comprometerse a aplicarlo.
Las remisiones a los especialistas deben ser de urgencia e inmediatamente según el principio de beneficencia como lo establece la Ley 23 de 1981 y establece una serie de derechos dentro del principio de autonomía como la de presentar quejas por la atención recibida o no recibida. Con todo ello se busca verificar si efectivamente hubo exposición al riesgo injustificados y si esa exposición al riesgo de manera injustificada, incidió en el resultado lesivo no, además de entrar a verificar si no se violento el principio de autonomía en el sentido de que el paciente hubiera prestado un consentimiento verdaderamente informado, si esa ausencia de información adecuada le impidió al paciente de manera autónoma decidir si enfrentaba ese riesgo o no, así como también, si la ausencia de información hizo que el paciente enfrentara unos resultados que no estaba obligado a resistir.
En conclusión quién responde por los muertos en las cárceles y penitenciarias colombianas por falta de atención medica? No será que los Médicos, empresas prestadoras del servicio de salud y demás personal sanitario deben de ser investigados disciplinaria y penalmente por los graves hechos que se presentan diariamente por acción y omisión de dichos personal, Qué acciones ha adelantado el Ministerio Publico y la Fiscalía al respecto?; será que la Jurisdicción Especial para la Paz que se implementara si se firman los Diálogos de la Habana –Cuba con las FARC-EP, conocerá estas reiteradas violaciones a los derechos humanos de los Prisioneros Políticos y demás comunidad de presos.?
Es que el INPEC, ni si quiera tiene en cuenta la normatividad internacional como que, el protocolo adicional a los convenios de Ginebra relativos a la protección de las víctimas de conflicto armado nos habla de un trato humano y que dichas garantías fundamentales deben ser respetadas por el Estado colombiano y el INPEC es decir que se respete su persona, su honor, sus convicciones y prácticas religiosas, su salud, su integridad física y mental y el no sometimiento a tratos crueles y tortura.
Pero también el mencionado protocolo adicional resalta en su artículo 5 a que los heridos y los enfermos serán tratados humanamente y recibirán los cuidados médicos que exija su estado de salud y si el Estado decide liberar a estas personas que están privadas de la libertad debe tomar las medidas necesarias para garantizar su seguridad. En síntesis, es urgente y necesario que el gobierno ordene a través de la defensoría del pueblo o de un organismo internacional de derechos humanos acciones recíprocas de carácter humanitario para los prisioneros de guerra de las FARC-EP.
Todo lo contrario sucede con los médicos que asumen su ética profesional como el caso del Dr. CARLOS ALFONSO FIGUEROA PARRA, con el cual me permito concluir este articulo:
“UN EPISODIO DE GUERRA
Soy médico y en el ejercicio ético de mi profesión, he debido atender muchos pacientes provenientes de todas las clases sociales, de todas las profesiones, incluyendo delincuentes sociales y gubernamentales, sin que jamás haya pertenecido a ninguna organización social inerme o armada, diferente a la de los buscadores de la JUSTICIA SOCIAL (que no es ninguna organización).
En razón de mi práctica profesional he tenido que soportar la cárcel en 2 condenas de la justicia gubernamental, que han sumado más de 10 años. Mi único orgullo es el de haber atendido pacientes y haber salvado algunas vidas, sin que por mi culpa, jamás se haya sacrificado ninguna y sin haber devengado ningún dinero por esta causa.
Al final de mi jornada, me hago una pregunta: ¿Valió la pena?
………..
Los paisajes que se miran en las montañas del cauca son incomparables: se comienza a ascender arriba de Santo Domingo, hacia Siberia en el páramo, por entre flores más que bellas que se cuelan entre las grietas de la montaña bajo los gigantescos árboles. Al final del ascenso llegamos a una casa deshabitada, al lado de una pequeña laguna y allí descansamos porque teníamos que llegar rápido para curar varios heridos que estaban a una jornada de camino, bajando hacia el lado del Tolima.
Una bomba había estallado y un joven guerrillero se había lanzado sobre ella para proteger a sus compañeros. Su cuerpo quedó destrozado y las astillas de sus huesos quebrados se convirtieron en proyectiles que se incrustaron en los cuerpos de sus camaradas. El ambiente era muy triste, sobre todo porque amaban al muerto y admiraban su comportamiento ejemplar que lo había llevado a sacrificarse para protegerlos.
- “Mejor me hubiera muerto yo”.
Era una frase que se repetía en labios diferentes, mientras las lágrimas asomaban en esos ojos puros que tienen los héroes del pueblo. Nadie se quejaba por el dolor ocasionado por las curaciones, todos se quejaban por la tragedia del compañero desaparecido.
Lo enterramos a la sombra de un cedro rojo milenario, mientras llegaba su madre, -que era una compañera también-, para darle la noticia.
Cuando ella llegó, nadie tuvo que decírselo. Ella lo sabía y dijo solamente:
- “En dónde está el cadáver?”
- “Compañera: está descansando a la sombra de ese árbol, mientras usted decide si lo llevamos para Cali o para donde la familia considere que debemos enterrarlo definitivamente. El es un héroe del pueblo y merece todos los honores”.
Fuimos a su tumba y ella se quedó guardando un silencio que opacó todos los murmullos de la selva y el cantar de la quebrada. Al rato dijo:
- “Ni el millonario más grande del mundo, se ha podido, ni se podrá dar el lujo de tener una tumba más hermosa que esta: cubierta por el cielo que a todos nos pertenece, aromada por los árboles y las flores de la selva, en donde las aves le cantarán hasta la eternidad, mientras el agua le da vida a la vida misma. Compañeros: sigamos nuestra lucha porque a mi hijo le ha tocado el final de la jornada. Dejémoslo que descanse en este sitio hasta que la victoria del pueblo venga a acompañarlo”.
Entre lágrimas de admiración y de tristeza, regresamos al campamento y yo volví al pueblo a seguir con mi consultorio.
Hoy, cuando se adelantan conversaciones con el gobierno “en la búsqueda de la paz”, recuerdo este caso, como el de muchos que atendí directamente y muchísimos más que nadie quizá recordará, pero que son cientos de miles, de los hombres y mujeres que dejaron su vida en la búsqueda de la paz, que debe resultar de la justicia social. Y me pregunto: ¿Valió la pena, tanto sacrificio como el que se vio obligado a hacer el pueblo, para obtener lo que hoy nos está dando el gobierno?
Febrero 6 de 2016.
“Año de la Amnistía e Indulto”



LA SITUACION EN LA CARCEL LA PICOTA BOGOTA.....

Julio 21 del 2016.
COMEB, La Picota Bogotá.
Boletín informativo #3.

Los reclusos en desobediencia civil pacifica del pabellón 4, cárcel la picota bogotá, informamos que:
Siendo las 8 am del dia de hoy, fuerón llamados nuestros voceros a una reunión de carácter informal con la Dra.  Luz Dary Estupiñan, directora de Sanidad INPEC, en  representacion de la Dirección General del INPEC; la Dra, Luisa Fernanda Baron, representante de la FIDUPREVISORA, y el teniente Hernández, en representacion del comando de vigilancia.

A estas personas se les dejaron claros los motivos de la desobediencia y que la misma continuará hasta que se atiendan integralmente en salud a todos los reclusos de la cárcel picota Bogotá. Jornada que se irá escalando progresivamente y que solo se detendrá cuando se realice una reunión en pleno con todas las entidades e instituciones que peticionamos al inicio de esta desobediencia, siendo categoricos en decir que si llegase a faltar uno solo, de los entes requeridos nos retiraremos.

En esta reunión informal llegamos al siguiente compromiso:
Se iniciará, una brigada médica a partir del dia viernes 22 de julio, para establecer un diagnóstico epidemiológico por patios, la cual comenzará en el patio 6, (Casona). Para esta labor se desplazaran 2 médicos, la responsable de farmacia y uno de los voceros del patio 4°. Se deberá elaborar un acta de lo realizado en la cual quedará constancia de lo faltante.

Sin embargo esta brigada se inició el dia de hoy hacia las cuatro de la tarde, con presencia de la Dra Luisa Fernanda Barón, de la FIDUPREVISORA; la Médico Luz Amparo Ávila, el interno Diego Restrepo Tinoco, representante de DD.HH. del patio 4°, y los internos Jhonier Martinez y Jaison Murillo voceros de los presos políticos.

Se pudieron constatar las condiciones absolutamente precarias en que se encuentran los pacientes de tercera edad,  que padecen multiples patologías sin atención especializada ni suministro de medicamentos. Algunos pacientes con tutelas falladas a su favor sin que a la fecha hayan sido brindados los servicios médicos respectivos.

Otros con prisiones hospitalarias sin materializar o -como en el caso de Tomas, paciente con cáncer de cabeza-, a quien se le negó la prisión domiciliaria porque el juez consideró que su estado de salud no es incompatible con la vida en prisión, concepto que no deja de ser cínico y aberrante para con un paciente terminal cuyo cáncer le ha carcomido gran parte del craneo, a quien las enfermeras le hacen curación poniendo de su propio bolsillo los implementos como gasas y demás.

Por la complejidad y cantidad de patologías, así como por la hora en que se inició la brigada, solo se alcanzaron a atender ocho internos. Se quedó en continuar la Brigada el dia de mañana.
De otra parte, exigimos la entrega urgente de los exámenes de laboratorio llevados a cabo en el último mes, para así poder hacer un seguimiento de los tratamientos a seguir. 

A los indultados de las FARC-EP, les agradecemos por su acompañamiento y solidaridad y que también expondremos su problematica de salud en las reuniones que llevemos a cabo.
Peticionamos que la Comisión requerida haga presencia en los patios, para que constaten la veracidad de las denuncias y la justeza de la desobediencia
.
Por todo lo anterior queremos manifestar, que hacemos responsables al INPEC, por lo que pueda suceder a los huelguistas, o de represalias que se tomen por el desarrollo de la misma.
Cordialmente. 

Reclusos patio 4 la picota bogotá.

PEDAGOGÍA CON LOS MAESTROS EN EL IED EL JAZMÍN

POR: WLDARICO FLOREZ PEÑA
Presidente
Brigada Jurídica
EDUARDO UMAÑA MENDOZA

“Un movimiento amplio del magisterio de Colombia debe emprender ya la tarea de pensar la pedagogía para la paz. Convertir esta hora histórica en un gran movimiento pedagógico por la paz de nuestro país. Sin la dirección moral, educativa y cultural de los maestros no podrá existir una hegemonía de largo aliento. En una estrecha alianza de los maestros con las víctimas del conflicto interno podrá emerger la nueva Colombia: la de la verdad, la memoria, el perdón, la justicia social y la actitud crítica. Una vez consolidado, los verdaderos agentes potenciarán su indisciplina crítica para llegar a acuerdos sobre los referentes éticos, los horizontes que deben orientarla y el enfoque connatural a una pedagogía para la paz. Aplazar esta responsabilidad es también un crimen.”

Sergio de Zubiría Samper
El día 19 de julio de 2016, se realizo una importante jornada de pedagogía de paz con los maestros del IED El Jazmín, por invitación del docente JOSE ROMERO Y la cual estuvo a cargo del Presidente de la Brigada Jurídica EDUARDO UMAÑA MENDOZA, Dr. WLDARICO FLOREZ PEÑA, se destaco fundamentalmente los acuerdos que hasta ahora se han logrado en la Habana – Cuba.
• Política de desarrollo agrario integral.
• Participación Política.
• Fin del conflicto
• Solución al problema de las drogas ilícitas
• Victimas

Se destaco el acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz duradera, que se firmo entre el 23 de agosto y 26 de 2012, que conto con la participación del Gobierno de Cuba, Noruega y la República Bolivariana de Venezuela. Resaltando el punto 6 del Numeral VI que hace referencia a la más amplia participación de la sociedad civil.

Seguidamente se hizo la presentación de la cartilla Jurisdicción Espacial para la Paz –Amnistías e Indultos- , la cual fue acompañada al final con un video sobre su explicación pedagógica para los presos políticos colombianos y el documento del Dr. MARIO AGUILERA PEÑA, Docente e investigador del IEPRI de la Universidad Nacional, REFUNDEMOS LA NACION: -perdonemos a delincuentes politos y comunes- .
También se destaco la cartilla elaborada por la Defensoría del pueblo la cual fue presentada en el reciente Foro Construcción de paz y DDHH –un compromiso de la Defensoría del Pueblo- , el cual se realizo en el Hotel Tequendama el pasado 14 de julio de 2016; que contiene 80 preguntas sobre el proceso de paz con las FARC.

Pasamos luego a la Cátedra de la paz, la cual fue reglamentada en el 2015, establecida en la Ley 1732 de 2014, la cual es obligatoria en todas las instituciones educativas del país, que tiene como propósito incorporar el estudio y la práctica de los DDHH, en la vida cotidiana de las instituciones educativas de preescolar, básica, media y superior en el territorio nacional.

Lo más importante en que se hizo especial énfasis fue el punto 5.2 del comunicado conjunto No. 64 firmado en la Habana –Cuba entre el presidente Juan Manuel santos y el jefe guerrillero Timoleón Jiménez, alusivo al compromiso con la promoción, el respeto y la garantía de los DDHH. En el cual implementara un Plan Nacional de Educación en DDHH, elemento de gran importancia donde los maestros tienen mucho que decir y participar para construir una verdadera pedagogía de paz.

Finalmente se entrego la ponencia presentada en el Foro Construcción de paz y DDHH –un compromiso de la Defensoría del Pueblo- por la doctora Piedad Ortega Valencia. -Pedagogías para la Construcción de Paz – un debate público entre certezas y tensiones- de la Universidad Pedagógica Nacional, ponencia de gran valor y herramienta indispensable para los maestros en el trabajo de una pedagogía critica sobre la construcción de la paz.

La paz no puede ser estigmatizada

Comunicado
Por Colectivo de Presos Políticos "Tomás Rondón" y de Prisioneras Políticas "Xiomara Marín" de la Cárcel de Villavicencio.

El Colectivo de Presos Políticos "Tomás Rondón" de la Cárcel de Villavicencio denuncia los atropellos del INPEC contra las camaradas del Colectivo "Xiomara Marín" que se encuentran recluidas en el patio de mujeres de este Centro Penitenciario.

En forma amenazante les quitaron toda la documentación que había sido enviada por la Corporación Solidaridad Jurídica y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Se trata de cartillas con la Pedagogía para la Paz y documentos de los acuerdos que han firmado la Delegación de Paz de las FARC-EP y la Delegación de Paz del Gobierno Nacional, violando de una forma arbitraria el derecho de los presos a estar informados, en caso concreto, lo que nos concierne conocer sobre este importante acontecimiento, el proceso de paz para nuestra patria y que goza del apoyo y acompañamiento internacional.

Este hecho nos hace creer que el personal del INPEC en la cárcel de villavicencio, institución que hace parte de la organización estatal, va en contra de los deseos del Gobierno Nacional, en cabeza de su presidente.

Por lo tanto hacemos llegar copia de esta denuncia pública a la Presidencia de la República, la Dirección Nacional del INPEC, a Senadores y Representantes a la Cámara, al Ministerio de Justicia, al Ministerio del Interior, a la Oficina Delegada para el Postconflicto, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz quienes deben conocer esta grave situación, pues se deben enterar dónde en realidad están los verdaderos enemigos de la paz que hacen parte de la estructura gubernamental.

Igualmente haremos llegar esta denuncia pública a las Delegaciones de Paz de las FARC-EP y del Gobierno Nacional en La Habana. Dejamos constancia que, seguramente, con este comunicado recibiremos represalias por parte del personal del INPEC como traslados, violaciones a los Derechos Humanos y la dignidad entre otras cosas, como suele suceder cada vez que hacemos una denuncia.

Denuncia Colectivo de Prisioneras Políticas "Xiomara Marín"

Reiteramos nuestro respaldo a los diálogos de paz en La Habana entre el Gobierno Nacional y nuestra Delegación FARC-EP.

Bajo la actual coyuntura, nuevamente reitero la necesidad de reconocer nuestra condición de presos políticos de guerra, quienes hemos padecido vejámenes, tratos crueles, inhumanos y degradantes en prisiones del Estado.

Mientras no se nos reconozca y se nos trate como prisioneras y prisioneros políticos y de guerra, en el sistema penitenciario y carcelario seguirán sucediendo cosas como el hecho ocurrido en la cárcel de Villavicencio el día 6 de julio cuando a  Alba Milena Arcila y Marcela Morero, prisioneras políticas, reciben una correspondencia por parte de la Corporación Solidaridad Jurídica, dicha correspondencia, fue revisada por la Cabo Olga (apellido a confirmar) posteriormente entregada a Alba Milena quien la recibe y la lleva a su celda. 

Minutos después es llamada junto con Marcela ante la Cabo Olga quien les decomisa la correspondencia, aludiendo que lo hace por ordenes del Teniente Rodríguez Silva Ruben.

En dicha correspondencia venían los siguientes documentos:

- 1. Periódico "Voz"
-  1 Revista "Nuestra América"
- 1. copia del documento sobre el cese al fuego y hostilidades, acuerdo firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP y que fue difundido por los medios de comunicación.
- 4 juegos de cartillas pedagógicas sobre los puntos 1, 2, 4 y 5 de la Mesa de La Habana, los cuales ya fueron acordados por el Gobierno y las FARC-EP.

Hago la salvedad que periódicamente la Corporación nos ha enviado correspondencia, la cual ha sido revisada por los funcionarios del INPEC y en dicha correspondencia han venido periódicos Voz, revistas y documentos oficiales y públicos del proceso de paz.

Entonces nos preguntamos por qué ahora se da este tipo de situaciones que chocan con nuestro derecho del que habla el artículo 71 de la ley 1709 del 2014, información externa, a la cual los reclusos, según el código penitenciario y carcelario en el título X artículo 110 gozamos de libertad de información, incluyendo acceso a la información pública del acontecer político y social del país, más aún los acontecimientos más importantes de la vida nacional o internacional como en este caso son los diálogos de La Habana.

Pero el incidente no terminó ahí. Al día siguiente llega una prisionera que venía del Buen Pastor, que traía cartillas pedagógicas, las cuales igual fueron decomisadas. 

Nosotras las Presas Políticas de Guerra que nos encontramos en el EPCV, exigimos nuestro derecho a enterarnos sobre el proceso de paz, en forma escrita, visual etc. Y rechazamos rotundamente lo sucedido en este EPCV con respecto a la correspondencia de las Presas Políticas.

Si desde las distintas instituciones del Estado se habla de paz, de que se avizora un provenir prometedor para nuestra patria, entonces ¿por qué se cometen dichas arbitrariedades? Si hablamos de paz, deben haber hechos de paz. El INPEC es una institución del Estado por lo cual debe terminar con esta estigmatización y persecución a los Presos Políticos de Guerra.

Necesitamos de la paz para Colombia, invitamos a todos los funcionarios del INPEC a aunar esfuerzos en pro de esta paz, a construir caminos de reconciliación, a rodear los diálogos de paz e ir coherentemente con la realidad del país, en beneficio de la paz estable y duradera ´para nuestra amada patria, como decía Bolívar, y como lo anhelan los miles de colombianos y colombianas.

Que la paz reconstruya el tejido social de Colombia, es el mejor homenaje que podemos brindarles a las víctimas a través de la verdad y la justicia restaurativa y demostrar, una vez más, que la vida se impone sobre la muerte.

Presos políticos de la cárcel Modelo en Bogotá denuncian grave situación de salud




Los presos políticos del establecimiento carcelario La Modelo de Bogotá, vemos con preocupación cómo se deteriora día a día la salud de miles de internos e internas en las diferentes cárceles y penitenciarias del país, por la negligente y burocrática administración del INPEC, pues la emergencia sanitaria decretada por el Director del INPEC, para lo único que ha servido es para que se continúe negando el derecho a un verdadero servicio de salud que satisfaga las necesidades urgentes de intervenciones quirúrgicas y a un completo P.O.S. ya que en único medicamento es el acetaminofén con poderes curativos para todo tipo de enfermedad.

En esta cárcel con cinco mil internos solo contamos con un médico de turno que soluciona un dolor de cabeza, pero cosas graves de salud están a la espera de que sean valorados e intervenidos por especialistas,  pues hay oídos sordos a las constantes peticiones a los necesitados.

Hoy estamos elevando nuestra voz de protesta contra el pésimo servicio de salud en los centros de reclusión y solidarizándonos con la protesta de desobediencia que sostienen los Presos Políticos y Sociales en el patio 4 de la Picota, reclamando un eficiente y justo servicio de salud, y por la asistencia inmediata a los graves casos que hay.
A .nuestros compañeros los exhortamos a no desfallecer en esta justa lucha.
Saludo fraterno.

COLECTIVO DE PRESOS POLITICOS E.C. LA MODELO ” FRANCISCO CORREA”.

Julio 20 de 2016.

INPEC IMPLEMENTA PASEO DE LA MUERTE A CIRO BALLONA INTERNO DE LA CÁRCEL DE PALOGORDO - GIRÓN

Denuncia pública por falta de atención a la salud, por tortura y paseo de la muerte a prisionero Palogordo - Girón

La población de prisioneros de la comunidad número tres de la Prisión de Palogordo - Girón, se permite informar y denunciar ante la comunidad nacional e internacional, organismos de control y organizaciones defensoras de los derechos humanos, del grave estado de salud del compañero CIRO ALFONSO BALLONA ORTÍZ quien padece hemorroides crónica y quien requiere de manera inmediata intervención quirúrgica con carácter urgente, por cuanto al hacer sus necesidades fisiológicas expulsa chorros de sangre, deteriorándose su salud cada día que pasa.

Se interpuso acción de tutela para salvaguardar su derecho a la salud, derecho que fue tutelado por el Juzgado Doce Civil del Circuito de Bucaramanga bajo el radicado 2016-00144-00, sin que hasta la fecha el INPEC y el CONSORCIO DE SALUD garanticen los derechos de CIRO BALLONA y por el contrario se le someta al llamado “Paseo de la Muerte”, Torturas, tratos crueles e inhumanos, que nos permitimos detallar.